Linares: La pasión es DEPORVIDA

Por Iván Erik.

Deportes Linares es puntero del torneo de tercera desde la fecha 9, hoy está a un punto de ser campeón y volver a la primera B, tropezó el sábado pasado en Concepción pero este fin de semana, de local contra Ovalle, pretende celebrar junto a una ciudad que espera con ansias ese momento, en un estadio que no alcanza para que entren todos. Aquí la columna de un barrista de la Lujuria Albirroja.

Yo estaba cuando le ganamos 1-0 al Chago Morning con gol de Gutiérrez y subimos a segunda. Eran fines de los años noventa y principios del dos mil y una facción linarense de los de abajo quiso armar una barra brava pero no resultó del todo y al año siguiente comprendimos que debíamos llamarnos Lujuria Albirroja y ser la barra del Depo. Llovía cuando pintamos el lienzo y en el gimnasio de Rengo el guardia nos prestó techo para hacerlo sin mojarnos. Todo con materiales comprados a punta de cooperaciones y dinero conseguido mediante tocatas de Hip Hop en el teatro de ensayo. De esa forma también compramos bombos y financiamos todo, a puro corazón y entusiasmo sin imaginar que estábamos poniéndole alas a un proyecto en donde los colores tomarían su lugar por sobre los nombres del momento. Si los partidos se jugaban a las cuatro de la tarde, a las diez de la mañana estábamos cantando afuera del municipal garrafa en mano, nada nos detenía de local y tampoco de visita, así fuéramos cinco pelagatos, éramos cinco pelagatos implacables. Estuve el día en que bajamos a tercera, lloramos un rato en la galería después del partido, se hizo de noche y seguíamos ahí, de cierta forma sabíamos que no importaba tanto, que seguíamos alentando al blanco y rojo en la división a la que los fríos resultados nos quisieran llevar.


El paso del tiempo me llevó lejos, nuevas personas tomaron en sus manos los trapos y los tambores, hoy mi hijo alienta al Depo con un sentimiento que hemos llamado Deporvida y estamos a un punto de volver al fútbol profesional. Solo sé que voy a estar ahí denuevo, así el aforo puesto por la Muni para esa final diga lo contrario y la venta de entradas me sea desfavorable. No será la primera vez que salte panderetas para ver al club de mi ciudad y déjenme decirles a los que compraron entradas para la reventa que aparte de ser una especie miserable, no entendieron absolutamente nada de lo que significa ser albirrojo, de esa pasión deporvida que se alberga en el espacio vacío de su pecho, en donde nosotros tenemos un corazón

 

486

Visitas

Leave a Reply

Close Menu